• Alejandro Toro

¿POR QUÉ NOS CAUSA TANTO DOLOR PERDER A NUESTRA MASCOTA?


¿POR QUÉ NOS CAUSA TANTO DOLOR PERDER A NUESTRA MASCOTA?

Cuando perdemos a una mascota debemos aprender a vivir sin nuestra mayor fuente de alegría.

Muchos de nosotros hemos tenido la gran fortuna y el privilegio de vivir con una mascota. Contar con su presencia en nuestras vidas es casi una cuestión cultural, incluso podríamos decir que es una tradición. En la mayoría de las familias hay un animal que forma parte de sus historias y que está a su lado en los buenos y malos momentos.


Cuando crecemos junto a una mascota o cuando la integramos a la familia al ser adultos descubrimos una conexión muy fuerte y poderosa, quizás pueda sonar un poco exagerado, pero la relación con una mascota en muchos casos se vuelve más importante para nosotros que algunas relaciones con personas en nuestras vidas.


Cuando adoptas un cachorro empiezas la mejor fase de tu vida.


Los animales se ganan rápida y fácilmente un espacio importante en nuestros corazones, se vuelven nuestros compañeros inseparables, pues tienen algunas cualidades imposibles de encontrar en las personas.


Son extremadamente empáticos, cuidadosos y leales. El amor que sienten por nosotros es incondicional y muchas veces hasta nos avergüenza, porque incluso después de recibir un golpe, siguen a nuestro lado, dispuestos a darnos todo el amor del mundo. Nuestras mascotas son algunos de los amigos más verdaderos, construimos con ellos lazos llenos de afecto y aventuras.


Son capaces de confortarnos, amarnos sin restricciones y acompañarnos en los momentos más difíciles. Con los animales cada día es una oportunidad para experimentar el amor sincero y la bondad.


Para quienes hemos tenido una mascota amada sabemos que esta se convierte en un miembro indispensable de la familia, son seres puros y sin un ápice de maldad. A través de esta unión, descubrimos lo mejor de nuestra personalidad y aprendemos a vivir con mucha más alegría, valorando las cosas más simples como las más importantes.


La vida con nuestros animales es simplemente mucho mejor, pero desafortunadamente a menudo se van antes que nosotros. Su viaje es más corto porque están mucho más evolucionados y no necesitan vivir tantas cosas como nosotros. Cuando han cumplido con su propósito y dejan para vivir con todo lo que nos enseñaron durante su permanencia física.

Perder a una mascota querida es uno de los lutos más fuertes, se trata de una tristeza casi insoportable. A veces no sabemos cómo volver a comenzar luego de tan terrible pérdida. Cuando un animal nuestro muere un miembro de la familia se va para siempre y con él el amor más grande del mundo, la alegría y la diversión de todos los días.


Si estás pasando por el luto de tu mascota, intenta mantener la cabeza alta y una sonrisa, porque así seguramente te veía tu mejor amigo. No dudes en compartir esta reflexión para ayudar a otras personas.


Fuente: Reflexiones. life

Web: https://bit.ly/33YnzPp

20 vistas