• Alejandro Toro

LA PRIMERA REGLA DE LA VIDA ES NO DEJAR SOLA A MAMÁ




En la vida una madre es quien más te va a querer… Su amor por ti no se podrá comparar con nada del mundo, puesto que el vínculo que tiene contigo se formó en su vientre, antes incluso de que pudiera verte el rostro. Un amor que aumenta, que se multiplica y que no se agota jamás.


Ella hizo todo por ti


Quizá de manera egoísta pienses que no le pediste que hiciera ninguna de esas cosas, que si te tuvo fue porque quiso y te cuidó porque era su “obligación”… ¡qué pensamiento más egoísta e inmaduro! Tu madre te dio la vida… Se sacrificó por ti y es la única en el universo que daría la vida por ti si hiciese falta… ¿y aún tienes la cobardía de tener pensamientos inmaduros de este tipo? ¡Seguro que no!


Cuando tu madre te necesite, en las circunstancias que sean y en el momento que sea, lo mínimo que puedes hacer es estar a su lado. Tiende tu mano hacia ella siempre que lo necesite y en el contexto que sea, porque ella, es la persona más importante en tu corazón o al menos, así debería ser.


Si tienes hijos, es probable que quieras que en el futuro, cuando ya tengan sus vidas hechas, te sigan queriendo con la misma devoción con la que lo hacen ahora, ¿verdad? Pues tu madre tiene esos mismos sentimientos hacia ti desde el día en que naciste… ¡merece que le devuelvas ese amor!

No te vayas mamá


Si tienes a tu mamá en vida, tienes el tesoro más grande que te puedas imaginar. Sé consciente de que su corazón es de oro y que el día que no esté a tu lado, darías la vida por estar 5 minutos más con ella, por escucharle, por abrazarla, por sentirla una vez más. La sentiste toda tu vida, la escuchaste cada día mientras te criaba y que de repente no puedas tener su calidez en tu vida es de los golpes más duros que puedas recibir.


Así que, ahora que tienes la oportunidad de abrazarla y disfrutar de ella, no le pongas triste, no le hagas enfadar… no le rompas el corazón. Ella siempre intentó hacerte reír cuando estabas triste, te consolaba las lágrimas y te amará por encima de todas las cosas a pesar de los errores que hayas podido cometer en tu vida.


Cuídala y protégela


Cuida a tu madre y protégela. Valora cada minuto que pases con ella porque nunca sabrás el momento que dejarás de tenerla a tu lado. No esperes su ausencia para darte cuenta de todo su valor. Permite que disfrute de ti en esta vida y no esperes a añorarla para pensar en todo lo que te hubiera gustado decirle. La vida no está asegurada para nadie, así que dile lo que sientes en cada momento, cada día…


Respeto a tu madre, porque a una madre hay que respetarla por encima de todo. Tu madre es la que mejor te conoce de este planeta y es la que sabrá cómo darte paz cuando la necesites. Siempre necesitarás su cariño, porque cuando te rodea en sus brazos te conviertes automáticamente en el niño o niña que ella vio crecer.


Ojalá los momentos al lado de una madre fuesen eternos y que cada sonrisa os uniera para siempre. El amor de tu madre te apoyará cuando todo el mundo deje de hacerlo porque ella es la que jamás te decepcionará y te perdonará siempre, aunque los demás no lo hagan.


Tu madre debe ser tu prioridad mientras tengas la suerte de tenerla a tu lado… porque es una estrella fugaz, tienes que disfrutarla mientras brilla porque cuando se apague, no podrás verla de nuevo jamás.


Etapa Infantil




0 vistas