• Alejandro Toro

CÓMO CRIAR A UN HIJO VARÓN EN TIEMPOS DE MACHISMO Y VIOLENCIA



Aunque parezca que la violencia en contra de las mujeres y el machismo son un monstruo que no podemos combatir, creemos que hay acciones, por pequeñas que parezcan, que pueden hacer la diferencia en la reconstrucción de una sociedad más sana, justa e incluyente. Desafiar al machismo no es una tarea imposible, pero sí requiere tomar conciencia respecto a cómo estamos criando a nuestros hijos. A todas las mamás (porque somos las mujeres, en la mayoría de los casos, el primer contacto con los hijos, pero estas ideas también aplican para papás, abuelos, cuidadores, maestros) de niños pequeños, les dejamos algunas sugerencias.


No marques estereotipos


Desde los primeros días de vida de tu hijo, deja a un lado los estereotipos como “rosa” o “azul”, “el sexo fuerte” o “el sexo débil”, “el futbol es para niños, el ballet para niñas”. Empieza a marcar su camino sin condicionantes de género. Pide a tu pareja y familia que se sumen a ello.

Edúcalo en la igualdad


Desde muy pequeñitos, los niños ya empiezan a interactuar con la sociedad, más aún los que entran a la guardería desde los 40 días. Enséñale y explícale, con herramientas de acuerdo con su edad, que todos somos iguales, y que tanto niños como niñas tienen los mismos derechos, aunque físicamente sean distintos.


Incúlcale el respeto por todo ser vivo


Todo habitante de este planeta no tendría por qué ser molestado por otro, así que enséñale a respetar a las plantas, a los animales y, por supuesto, a todas las personas. Con ello ya estás sembrando la semilla de la no violencia.


Ponle límites


Sin límites es muy fácil que un niño haga lo que se le de la gana y abuse. Por eso es necesario que establezcas normas claras y firmes, de acuerdo con su código de valores familiares, tareas y obligaciones, según su edad.


Enséñalo a no lastimar


Nadie tiene derecho sobre el cuerpo o las emociones de los demás, así que recuérdale siempre que no debe invadir el espacio físico y mental de sus pares. Si tu hijo lastimó a alguien, pide que se disculpe y repare el daño de inmediato.

Deja que exprese sus sentimientos e identifique sus emociones

Y es que si no lo dejas llorar o externar lo que siente, puede estallar y resolver las cosas con violencia.



Enséñale a alzar la voz y a defender


Si es testigo de una injusticia, motívalo a que se involucre, ya sea denunciándola a sus maestros o mayores o hablando con la persona que está siendo injusta para frenarla. Hacer caso omiso es permitir que se perpetúe la violencia.

Motívalo a no burlarse de los demás

Hay una delgada línea entre una pequeña broma y una situación de abuso. Frénalo a tiempo.


Dile que deben respetar un No


Si una niña o amiga le dice que no quiere hacer algo que él propone, debe aceptar que “no es no”. Él también tiene el derecho de hacer lo mismo con todo aquel con quien no esté de acuerdo.


Incúlcale el valor de la empatía


Enséñalo a ponerse en la situación de otros, a estar en sus zapatos para comprender y entender por lo que atraviesan, y a ser solidario con ellos.


Papá es su referencia inmediata


Platica con tu pareja para que, a través de su ejemplo, refuerce los valores que está aprendiendo. Si papá es amoroso con mamá, si ambos se reparten las tareas de casa de forma equitativa, si las mujeres tienen voz y voto en la familia, seguramente nunca pasará por la cabeza de tu hijo violentar a una mujer.



Toma conciencia de tus palabras y acciones


Aunque pienses que no te escucha o no te ve, porque está muy chiquito o porque está concentrado en sus actividades, la realidad es que un niño es una esponja y todo lo absorbe, así que cuida muy bien lo que dices y lo que haces.


Permite que todos colaboren en las labores del hogar


No quieras controlar y hacer todas las tareas domésticas porque pienses “que solamente tú las puedes hacer bien”. Permite que tu pareja se involucre (ojo, muchas veces nosotras promovemos el no apoyo), no lo dejes en segundo plano, y también enseña a tus hijos a que el trabajo en casa es colaborativo, que debe hacerse entre todos.


Atiende tu salud emocional


Si te sientes agobiada con la crianza, con tu trabajo, con la vida cotidiana o tienes problemas de pareja, pide ayuda y busca un especialista en salud mental. Si tú no estás bien, tu hijo podría ver afectadas sus emociones y desencadenar situaciones negativas.


Queda prohibida la violencia en casa


El niño aprende de lo que ve en casa así que, bajo ninguna circunstancia, le pegues o maltrates, ni permitas que otro miembro de la familia actúe de forma violenta.


Vigila lo que ve en Internet y televisión


Un niño aún no se forma un criterio absoluto de lo que está bien o está mal, así que corremos el riesgo de que vea la violencia expuesta, en videojuegos y programas, como algo normal, y hasta la puede replicar, pensando que solo se trata de un juego.


Ámalo


Si lo crías con amor, él aprenderá a dar amor al mundo, así que no escatimes en decirle cuánto lo amas.


Mamá Rama


121 vistas